Esto es lo que sucede con tu cuerpo cuando te enojas

A menos que seas un monje budista que haya alcanzado el nivel más alto de iluminación, te vas a enojar al menos algunas veces al mes. Tampoco es culpa tuya. ¿Cómo esperas manejar tranquilamente la situación cuando el servicio al cliente te pone en espera de nuevo? La ira no es sólo una emoción, sin embargo, ya que provoca una serie de reacciones hormonales y fisiológicas en el cuerpo. Sabes lo que sucede en el exterior cuando te enfadas. La gente comienza a disculparse, corre para cubrirse y algunos vasos pueden ser aplastados en el proceso. Pero ¿qué sucede realmente en el interior de tu cuerpo cuando te enojas?

Esto es lo que sucede con tu cuerpo cuando te enojas

Respuesta de la amígdala cuando te enojas

Imaginemos que el chico que entrega la pizza lleva 40 minutos de retraso, sólo para aparecer con la orden equivocada. En el interior del lóbulo temporal de tu cerebro está la amígdala. Esta región es totalmente responsable de sus emociones y controla sus respuestas de lucha o huida. La amígdala se dispara por la irresponsabilidad del muchacho de entrega y hace que una ola de sangre fluya a través de tu corteza frontal, perjudicando tu capacidad de pensar con claridad.

Puedes comenzar a maldecir a todas las generaciones de la familia del pobre chico de la pizza porque estás tan consumido por tu emoción. La parte de tu cerebro responsable del razonamiento lógico está nublada por la respuesta creada por la amígdala. Las cosas que dices a menudo, pero no quieres decir realmente en el calor del momento, son a menudo debido a la amígdala sobreexcitada.

 

El enojo crónico es malo para la salud

Enojarse un par de veces al mes es completamente normal. Pero si te encuentras perdiendo la paciencia incluso en las cosas más pequeñas, podrías tener un efecto perjudicial en tu salud. Las cuestiones de ira se han relacionado con un mayor riesgo de depresión, enfermedades cardiovasculares e insomnio, entre otras cosas. Hay algunas cosas simples que puedes hacer si quieres mantenerte bajo control la próxima vez que sientas que tu ira se está llevando lo mejor de ti.

¿Recuerdas cómo la sangre que fluye estrepitosamente a nuestro cerebro impide nuestra capacidad de pensar claramente? La próxima vez que sientas que puedes decir algo que podrías lamentar, cuenta de uno al diez. Esto debería darte suficiente tiempo para vencer la ola de emoción y pensar racionalmente de nuevo. Cuando te enojas muy seguido, la meditación también te ayudará a conseguir una mejor paz mental, ya que te enseña a ser el maestro en lugar del esclavo de tus emociones.